CASA DE LA CULTURA Bogotá Artículo del Mús. Paul Sánchez

EXPERIMENTO (COMPOSICIÓN MUSICAL INDETERMINADA)

Experimento

Paul Sánchez Salcedo

18 de Septiembre del 2017

Mi objetivo con este artículo es exponer algunas ideas y reflexiones que he desarrollado desde el año 2007 y que quedaron plasmadas el 18 de Septiembre del año 2017 en mi composición musical indeterminada titulada Experimento; obra artística y didáctica que invita a tod@s a estudiar e interpretar el fenómeno sonoro desde otra perspectiva.

Experimento_Gua_Interpretativa2

 

 

 

 

 

 

 

Experimento (Guía Interpretativa)

 

Experimento

Las analogías y correlaciones en las Ciencias Tradicionales de la antigüedad son el fundamento de nuestra comprensión de los principios y leyes que gobiernan la naturaleza y que se manifiestan en ésta inexorablemente. Puesto que todo está íntimamente ligado podemos encontrar analogías exactas entre lo infinitamente pequeño y lo infinitamente grande, de modo que una forma corresponde a una textura, un sabor, un olor, un sonido, un color, una emoción, un pensamiento, etc.; por nuestra parte abordaremos la manifestación del sonido en relación al conjunto de estructuras que conforman el Saber que organiza el espacio sideral y le da forma orgánica a la materia estelar para sintetizar el movimiento ligado a la vida/existencia.

No es casualidad, sino causalidad el hecho de que la serie armónica de un sonido contenga (en sus primeros armónicos) las 12 clases de alturas y que éstas hayan sido organizadas en escalas musicales que van de 6 a 12 sonidos. Precisamente profundizaremos en esta causalidad y veremos de dónde proviene este orden como fundamento de la sencilla composición musical indeterminada que titulé Experimento por su carácter de análisis y contrastación.

Desde la más remota antigüedad los cielos han sido divididos en 12 secciones que completan los 360 grados de arco y que representan fielmente los procesos de vida que disfrutan y sufren los seres desde el reino mineral hasta el ser humano; todos nacemos, sostenemos nuestras vidas, nos relacionamos, hacemos parte de unas raíces concretas, creamos, trabajamos, nos unimos a otros, nos transformamos, elevamos nuestras aspiraciones, definimos una vocación, nos unimos fraternalmente, y nos desintegramos en la vastedad cósmica. Estas 12 fases de la manifestación son análogas a los 12 sonidos y en general al principio que representa el número 12 y su simbolismo; es interesante notar que estas fases pueden ser medidas en grados, minutos y segundos de arco, lo que dilucida el hecho de que el movimiento en lo infinitamente grande se sincroniza con la vida en lo infinitamente pequeño y que ésta puede ser medida geométricamente.

De este modo podemos comenzar a crear la base de esta composición, puesto que, así como acá en el mundo sublunar nos relacionamos entre gustos y disgustos, en el complejo sideral los puntos sensibles, como planetas y ejes sensitivos del planeta tierra, se relacionan a través de distancias angulares que generan tensiones y distensiones, estabilidad e inestabilidad en los mundos. De este modo dividiremos los 360 grados del círculo en 12 secciones de 30 grados cada una, y en cada grado: 0°, 30°, 60°, 90°, 120°, 150°, 180°, 210°, 240°, 270°, 300°, 330° dispondremos los 12 sonidos como lo vemos en el dibujo anexo que es la “partitura” o la guía para interpretar esta obra. Si observamos detenidamente la Guía Interpretativa, veremos que decidí unir la clase de altura (nota musical) Do con el comienzo del ciclo a los 0° y su desplazamiento se genera contrario a las manecillas del reloj respetando el movimiento de traslación del planeta tierra: Do (0°), Sol (30°), Re (60°), La (90°), etc. (círculo de quintas ascendentes) ó, Do (0°), Reb/Do# (30°), Re (60°), Mib/Re# (90°), etc. (escala cromática).

En principio las relaciones angulares entre los puntos sensibles del cielo se derivan de los 22 polígonos regulares que a su vez están relacionados, tanto a los 22 Arcanos Mayores como a las 22 letras de los alfabetos sagrados, entre los cuales destacan el alfabeto de la Tradición Hebraica y algunos de la Escuela Sánscrita; tema que trataremos en uno de mis próximos artículos.

De los 22 polígonos regulares tomaremos solamente los que se aplican a las distancias angulares entre los sonidos incluyendo el Triángulo (120°), Cuadrado (90°), Hexágono (60°) y Dodecágono (30°), además de la relación angular de Oposición (180°) íntimamente ligada al Cuadrado. En este punto de la construcción de la obra podremos empezar a dilucidar el milagro de la Creación que, a través del pensamiento analógico, expone la exactitud entre las relaciones que se pueden generar en las clases de alturas (notas musicales) y las relaciones entre los puntos sensibles del Cosmos desde la perspectiva terráquea (Geocentrismo). Es interesante ver que, según la sapiencia antigua sobre los astros, las distancias angulares que se derivan del cuadrado (180° y 90°), generan tensión y tienden a inestabilizar la relación entre los puntos sensibles y como consecuencia se produce el movimiento o el cambio; en contraposición, las distancias angulares que se derivan del triángulo (120°, 60° y 30°), generan distensión y tienden a estabilizar la relación entre los puntos sensibles produciendo estaticidad.

Para comprobar dichas aseveraciones vamos a tomar como punto de partida el 0 ° y por supuesto la nota Do; juguemos con la Guía Interpretativa y analicemos.

Comencemos con la Oposición (180°) que, como relación angular, genera tensión y tiende a inestabilizar la relación entre los puntos sensibles y como consecuencia se produce el movimiento o el cambio:

  • Do se distancia de Fa#/Solb por un ángulo de 180° y musicalmente nos encontramos con el intervalo de quinta disminuida; curiosamente gracias a la tensión que genera este intervalo es que nace el concepto de la tonalidad, puesto que el momento de mayor tensión en la música tonal es cuando la inestabilidad de este intervalo contenido en los acordes dominantes y disminuidos obliga a la resolución de éstos.

Sigamos con el Cuadrado (90°) que, como relación angular, también genera tensión y tiende a inestabilizar la relación entre los puntos sensibles y como consecuencia se produce el movimiento o el cambio:

  • Do se distancia de Re#/Mib por un ángulo de 90° y musicalmente nos encontramos con el intervalo de tercera menor; curiosamente, si seguimos el patrón cuadrado tenemos la cuatriada Do, Re#/Mib, Fa#/Solb, La, que genera el acorde ¡disminuido con séptima disminuida!, les parece inestable?

Para finalizar esta breve ejemplificación del uso de la Guía Interpretativa tomemos el Triángulo (120°) que, como relación angular, genera distensión y tiende a estabilizar la relación entre los puntos sensibles produciendo estaticidad:

  • Do se distancia de Mi por un ángulo de 120° y musicalmente nos encontramos con el intervalo de tercera mayor; curiosamente, si seguimos el patrón triangular tenemos la triada Do, Mi, Sol#/Lab, que genera el acorde ¡aumentado!, les parece estable?

La idea experimental de esta composición es que el intérprete, con base en la Guía Interpretativa, logre combinar las doce clases de alturas como guste, teniendo en cuenta las relaciones angulares entre las alturas para generar tensión e inestabilidad, distensión y estabilidad o la combinación de ambas en el efecto sonoro.

Es una composición musical indeterminada compuesta para que tod@s, ya sean músicos o no, la puedan interpretar con cualquier instrumento que genere alturas en cualquier afinación; el único requisito es que el intérprete tenga el interés de experimentar con el sonido para percibir cómo las relaciones geométricas entre las 12 clases de alturas generan estabilidad e inestabilidad, tensión y distensión según los principios que rigen el universo, fundamentados en la estructura del Cosmos.

Paul Sánchez Salcedo

Derechos Reservados de Autor