FUNDACIÓN MAGNA FRATERNITAS UNIVERSALIS Bogotá

LA HIPÓTESIS DEL ORIGEN DE LA YOGA EN AMÉRICA, SU VALORACIÓN DESDE EL ÉXODO DEL SABER DE AQUARIUS.

Arq. Edwin Rodríguez Paz *

¡En América del sur se encuentran vestigios de la existencia de una vía superior de Yoga! Al recorrer su geografía, al encontrarnos con sus antiguas Culturas y en las referencias de publicaciones de destacados investigadores.

Hay que aprender a leer estos vestigios buscando referencias de este sistema de auto-perfeccionamiento. La invitación para revelar sus contenidos está abierta para todo estudioso e investigador, ya sea arqueólogo, antropólogo, sociólogo, historiador, científico, filósofo, artista o didacta. Es necesario recuperar la sabiduría de las antiguas culturas de América por su mensaje trascendente.

Es posible que en las antiguas culturas de América se haya cultivado una vía superior para la elevación del Ser, así como se han cultivado estos sistemas en otros continentes. En Asia se implantó el Zen en el Japón gracias a Nagarjuna, proveniente de las enseñanzas del Sabio Sidharta Gautama el Buddha, en África existieron Escuelas de Iniciación a donde fue a iniciarse el Sabio Pitágoras en Egipto, así como las de Sais, Tebas y Heliópolis. En Europa se encontraban las de Huesca, Gades, Chartres y Bibracte, nombrando solo algunas.

Para abordar estas investigaciones se puede aplicar las disciplinas del significado como la Etimológica, Literaria, Semiótica, Estética, Filosófica, Simbólica, Analógica, Histórica, Hermenéutica, la Tradición de Sabiduría, la del Sistema de Paramitas y la Epistemología de Comprensión que proponen el Maestre Dr. de la Ferrière y su Discípulo el Maestre David Ferriz Olivares.

Hagamos una breve aproximación a través de un representativo símbolo.

El Maestre de la Ferrière antes de salir en su Misión para América en 1947, le había solicitado al gobierno francés una subvención para realizar una investigación en Suramérica. Le fue denegada debido a la falta de fondos por la reciente terminación de la guerra. El tenía la profunda convicción, fruto de sus conocimientos e investigaciones, acerca de la Sabiduría alcanzada en las antiguas Culturas de este continente y la posibilidad del origen de la Yoga en América, anterior a su implantación en el Asia.

La Yoga esta actualmente distorsionada por intereses personalistas que han tomado algunas de sus disciplinas para obtener lucro, ya sean las asanas como posturas, los mantrams como encantaciones, el pranayama como arte de la respiración, sin observar las mínimas reglas de purificación y de control y menos aún, sin comprender el sistema y su verdadero propósito de unión, fusión, Yug. El Maestre de la Ferrière ya advertía en su obra el “Yug, Yoga, Yoghismo. Una Matesis de Psicología”, que la sola práctica de las asanas no otorga a nadie el título de Yoghi, ni proporciona siquiera la noción de la Yoga. Estas distorsiones dificultan la comprensión de la existencia de la Yoga en las antiguas culturas de América.

Y la dificulta también el hecho de subvalorar nuestras culturas, como bien lo señaló el Maestre emblemático de la Palabra Saber, Dr. David Juan Ferriz Olivares en su artículo titulado “Latinoamérica la joya ignorada” y en su discurso sobre “Génesis y Humanismo de la Culturas antiguas de América”. En uno de sus párrafos se lee: “América Latina ha permanecido ignorada y esto es lo menos que podemos decir para ser generosos, en el olvido de depredaciones que nuestra raza y nuestra cultura han sufrido desde la época de la conquista en que sus invasores desconocieron sus grandes culturas: Maya, Inca, Tolteca, verdaderas fuentes de sabiduría, organización social, arte y esplendor. Ellas fueron abatidas y desconocidas por el fanatismo e ignorancia de los conquistadores”.

Cuando nos acercamos a la cultura Tiwanaku, a la Puerta del Sol, vemos en su dintel una serie de figuras muy elaboradas, que denotan una intencionalidad por su expresión artística y simbólica, entre las que destaca la del centro. Es la figura de un hombre con unas características especiales, porta en cada mano un báculo, conocido también como vara o cetro, cuya riqueza simbólica es bien interesante por los profundos significados que contiene, más aun tratándose de varas con forma de cóndor y de serpiente.

viracocha_calendarCultura Tiwanaku Puerta del Sol.









 

estela20raimondi2Estela de la Cultura Chavin de Huántar. detalle.














Uyumbe_WixflixColParquesCultura Uyumbe. Municipio de San Agustín Huila.

Uno de los aspectos a destacar de esta figura emblemática es que se encuentra en muchas de las culturas de la antigua América, como en los pictoglifos del desierto de Atacama, en la cultura Chavín, en la Wari, en la Uyumbe. En la cultura Muisca a Bochica se le representa con su vara, con la cual dio un golpe en la roca y abrió el salto de Tequendama. Se percibe que se trata de un símbolo transmitido por una Tradición organizada, que fue conservando esta Enseñanza propia de la Sagrada Tradición Iniciática.

En cuanto a la hipótesis de su origen, el Señor de los Báculos habría surgido en la época del horizonte cultural Tiahuanaco, según la conclusión de Miguel Rochas Vivas, referido en el artículo de Ximena Jordán, Máster en Curaduría del Arte en Melbourne University (Revista Escáner Chile).

Hay muchos escritos sobre esta figura, se han realizado abundantes estudios y si aplicamos la comparatividad entre algunas culturas donde se encuentra, podemos observar que se trata de un símbolo de alcance universal. Se encuentra en la Tradición Hebraica cuando Moisés frente al Faraón arroja la vara y ésta se convierte en serpiente, en la Tradición Helénica con el caduceo de Mercurio enrollado por dos serpientes y en el relato de Tiresias controlando a las serpientes con la vara.

El Maestre de la Ferrière aclara este símbolo indicando su relación con la Yoga: “El “Bastón de Esculapio” es el emblema de aquella fuerza benéfica que reina, es el símbolo de “Kundalini” que sube a través del canal central. Llegó a ser el signo de los doctores en medicina, quienes antiguamente eran Magos y cuyo sacerdocio era luchar contra las fuerzas del mal en los diversos dominios (tanto en el dominio psíquico como en el físico). Asklepios, del cual los latinos hicieron Esculapio, era según la mitología de los griegos, el hijo de Hermes, cuyo “caduceo” es el atributo y esa vara simbólica de los antiguos servía de emblema a los investigadores de la verdad”. 1

El llevar dos varas, una en cada mano, es una alusión a la maestría de la polaridad. Es el trabajo a realizar en Yoga, y su verticalidad indica que se trata de una Vía superior, como la Jñana-Yoga, la vía del Saber, con sus Misterios Mayores.

Entre los Incas se encontraba establecido el sistema de la Casa del Saber, el Yachai Wasi, al cual hace referencia la exégesis del Maestre Dr. David Ferriz Olivares: “Yachay Wasi significa en quechua Casa del Saber y es significativo que en el Imperio más extenso de la historia del hombre, haya sido el centro de la cultura y preparación de todos aquellos que habrían de tener una posición gubernamental y social en el Inkario. El Inkario, como sabemos, abarcaba desde el sur de Colombia hasta el río Bío-Bío del sur de Chile, incluyendo las cordilleras de los Andes y extensiones diversas en las estribaciones de la tierra baja, adyacente a los Andes.

Hemos visto que los Inkas y Pre-Inkas constituían una sociedad que llamaríamos ahora de predominio científico, que permitió en su sistema social llevar adelante etapas sociológicas que el mundo contemporáneo no ha alcanzado a realizar.

Si el verbo quechua Yachay, Saber, se encuentra representado por la mayor arquitectura existente en el mundo en el Perú, como también el Saber egipcio en las pirámides y la Esfinge; por su parte la Gnosis de la Grecia antigua y la Jñana de la Escuela Sánscrita, ocupan a la vez grandes textos, como los de los Upanishads, que son las Escrituras de la India antigua que dan el reconocimiento escrito de la superioridad de la Jñana como vía de realización del hombre, individual y socialmente.

Ha revelado la historia una categoría de grandes obras, de grandes realizaciones, de una labor mayor y una auto-realización basada en la trascendentalidad que forma a la individualidad y no una individualidad inconsciente y ajena a ese potencial”. 2

La existencia de la Sagrada Tradición Iniciática en América de tiempos remotos, evidenciada a través de sus símbolos y otros referentes que dan cuenta de que se cultivaron Misterios Mayores, es un hecho que es necesario rescatar en su verdadero sentido, para contrarrestar las especulaciones metafísicas y suposiciones fantasmagóricas, carentes del piloto epistemológico como principio superior de inteligibilidad, que llevan al ser humano a perder la oportunidad de comprender la historia, diluir su identidad y transformarse.

Se dirá que no hubo escritura para constatar el hecho histórico, pero eso ha quedado completamente superado por los estudios de la simbología, de la mitología, de la epistemología, que consideran que la expresión cultural en sus diferentes modalidades, como el ritual, la estatuaria, la cerámica, la arquitectura, el mito, son manifestaciones intelectuales, como lo han demostrado autores como Sussane Katherina Langer, Gastón Bachelard, Ernst Cassirer o Carl Gustav Jung, entre otros.

Podrá afirmarse que la Yoga es una tradición conservada solo en el Oriente, en las regiones tibetanas y de la India, dada su antigüedad desde los tiempos Védicos. Pero se trata de la visión de acuerdo con el conocimiento de una parte de la historia que es necesario ampliar, y así profundizar en las causas que produjeron manifestaciones socio-culturales ejemplares por sus logros de convivencia pacífica y desarrollo cultural, como en la civilización de Caral con una antigüedad de 5.000 años, los logros sociales de la cultura Zenú en el manejo del agua y de la naturaleza y el sistema de organización social, agrícola e hidráulico en el Incario. Los estudios de Ruth Shady, de Clemencia Plazas y Ana Maria Falchetti, y los de Luis Eduardo Varcárcel amplían esta visión, para citar solo estos investigadores.

El Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares en una de sus obras de exégesis, Los Paramitas, escribió: “La importancia del encuentro de vestigios de la Yoga en las culturas Indoamericanas, nos lleva a considerar ciertas fuentes que establecen hipótesis interesantes sobre la posibilidad de un origen más antiguo de la Yoga en América.

Por otra parte, la estatuaria de América con su mensaje de instauración más antigua, con la fuerza plástica de una plasmación más lejana, si queda sumergida en el misterio de la protohistoria, en cambio proporciona el testimonio y la sugerencia de una existencia yoghística más antigua y con características diferentes a como se realizó en la India.

Las evidencias arqueológicas señalan, cada vez con mayor énfasis, que las culturas americanas fueron un producto típico de este continente. Indican que su evolución, siguiendo caminos diferentes a los tomados por las civilizaciones, India, China, mesopotámica o egipcia, convergieron a formas similares sin que necesariamente, ello implicara una relación directa”. 3

El Maestre Dr. Raynaud de la Ferrière precisó la universalidad de esta ciencia vital: “El sistema Yoga no proviene ni del Oriente ni del Occidente: es en Asia donde se ha desarrollado, es en la India (y en el Tibet) donde ha habido la mayoría de adeptos, es en Oriente, en fin, el que ha resguardado el método tradicional, pero se ha practicado en todas las iniciaciones antiguas (sean de América, de África o Australia)”. 4

Se abre así un panorama diferente para la comprensión de las antiguas culturas que surgieron en este continente, para abordar con esta hipótesis las investigaciones y valorar sus símbolos expresados en su cultura a la luz de la Sagrada Tradición Iniciática.

El Éxodo del Saber de Aquarius establecido desde 1990 por el Apóstol emblemático del Saber, el Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares, apoya esta hipótesis. Se trata de avanzar hacia una tierra distinta a las otras, para reconocer la existencia de la Sagrada Tradición Iniciática Mayor en las antiguas culturas del sur de América y valorar el potencial que tiene esta tierra para esta Era del Saber.

Dice el Maestre David Ferriz Olivares que “Los Éxodos siempre han sido redentores, liberadores y constituyentes de la identidad de los pueblos y de la Gran Tradición Iniciática (...)”. 5 El Éxodo del Saber de Aquarius en su tipicidad proporciona elementos para fortalecer la identidad de nuestros pueblos, al proporcionar la vía, los métodos y los símbolos, de acuerdo con el Mensaje del Avatar, el Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferrière.

Abordar esta investigación constituye una tarea indispensable, pues abre una perspectiva para la comprensión de lo que se puede lograr socialmente al aplicar objetivamente estos sistemas de sabiduría, pues son el fundamento para establecer la Edad de Paz y de Oro anunciada por las profecías para cuando llegara la Era del Aquarius, con la orientación de verdaderas Asambleas teocrático-científicas de Sabios, como sucedió en épocas pasadas, a las cuales el Maestre de la Ferrière hace referencia.

En el Yug, Yoga, Yoghismo. Una Matesis de Psicología, escribió: “Cuando Alonso de Ojeda pasó por Centro América en 1499, los indígenas de la costa de Cumara denominaban ya al continente entero con el nombre de Amérriqua que quiere decir en lengua maya: el país de los vientos. Los vestigios de esta civilización, las piedras, los templos encontrados, todas las excavaciones emprendidas en nuestra época actual tienden a probar definitivamente la prioridad incontestable de esta civilización por encima de todas las otras. Hace cerca de 12.000 años que los Mayas difundían por el mundo el ritual secreto de sus creencias, la síntesis original de sus conocimientos, el código de sus leyes y las tradiciones de sus costumbres. Los aymarus (“aquellos que levantan la voz”), es decir, los Superiores de los Amautas (sacerdotes) han dejado enseñanzas de las cuales el mundo de hoy todavía busca la significación; los sabios se interesan por las lecciones dejadas por esos Grandes Iniciados y apenas tienen los preliminares del alfabeto Maya!… Son los aymarus quienes han dado su nombre a la lengua aymara (lenguaje sagrado del Imperio Maya) que es un idioma-clave que resuelve los enigmas de otras lenguas”. 6

Se requiere mayor inversión en investigación y más esfuerzo para el estudio de la sabiduría de estas antiguas culturas en los colegios y en las universidades, mayor divulgación que exalte sus aciertos por parte de la prensa escrita y hablada, que haya cada vez mejores documentales y series que muestren con fundamento científico los avances de las investigaciones, así como exaltar la obra de los investigadores que han dedicado sus vidas al estudio de estas culturas.

La identidad es esencial en la realización ontológica y a su vez, está íntimamente integrada a lo que se hace. Los sistemas como la Yoga transmitidos por la Sagrada Tradición Iniciática aportan elementos para que el ser realice su trascendencia, se libere de la ignorancia y aborde su evolución conscientemente.

Hay inquietudes que es conveniente plantearse al buscar esta Ciencia Sagrada en los vestigios de las culturas que florecieron en este continente. ¿Cómo aborda el Avatar de esta Era la Yoga? ¿Cómo evalúa lo ocurrido con esta Ciencia milenaria durante los últimos 2.000 años? ¿Ve la necesidad de darle un enfoque adecuado para esta Era?. Estas y otras inquietudes han sido tratadas por su primer exégeta, el Maestre Ferriz, en obras como Los Paramitas, El Reajustamiento Doctrinario, El Retiro del Maestre y la Supremacía de la Jñana-Yoga en la Era del Saber.

Respecto a estas inquietudes, el Maestre Dr. David Ferriz Olivares señala la importancia en una de sus obras de exégesis del concepto actualizado de la Yoga: “En la primera frase acerca de la Yoga, con la cual comienza su libro Yug Yoga Yoghismo (pág. 17 Ed. Diana), ahí donde expresa el Maestre y advierte que la Yoga “...se aplica a la auto-realización ontológica en igual forma que al manejo de la dialéctica, de la teorética, del discurrir del pensamiento y de la misma Ciencia”. Ante tal concepto enorme del manejo de la dialéctica, lo primero que uno piensa es: la dialéctica en su retrospectiva, en su uso en la primera mitad del siglo XX, antes en Hegel, mucho antes en Aristóteles, en Platón y en su origen; Heráclito como precursor y Zenón de Elea, discípulo de Parménides como el creador, según Aristóteles.

Si no estamos acostumbrados a abordar la yoga desde un punto de vista dialéctico, imaginamos que la yoga es sencillamente la práctica de unos cuantos movimientos, o una actitud contemplativa que libros orientalistas en la primera mitad del siglo XX, nos describían acotaciones acerca de la yoga en la India, pero el Maestre advierte en esa misma frase inicial y primordial: que es indispensable para abordar la yoga, el manejo de la dialéctica, lo que implica una revolución de conceptos y de métodos en la aplicación de esa ciencia milenaria”. 7

Quedamos ante un panorama insospechado. Gracias al Éxodo del Saber se tiene esta nueva perspectiva de una realidad que es urgente abordar para contribuir a una mejor comprensión de la espiritualidad basada en el estudio, la investigación de las manifestaciones de Dios, incluida la Sagrada Tradición Iniciática, la aplicación de los símbolos, para operar el cambio en sí mismo, la transmutación del ser y los consabidos aportes para la comprensión de nuestros pueblos.

El Éxodo del Saber orienta el destino histórico de la humanidad, con lo cual puede retomar su curso y emprender su aventura común sobre la tierra con la confianza que le permite la realización consciente del vínculo entre Dios y los hombres.

_________________

1 Dr. Serge Raynaud de la Ferrière Propósitos Psicológicos II, pág. 260. Diana México 1978.

2 Dr. David Ferriz Olivares. La Supremacía de la Jñana-Yoga en la Era del Saber, pág. 113. FISS Bogotá 1994.

3, 4 Dr. David Ferriz Olivares. Los Paramitas II, pág. 208. Nueva Era Lima 1980.

5 Dr. David Ferriz Olivares. La Supremacía de la Jñana-Yoga en la Era del Saber, pág. 141. FISS Bogotá 1994.

6 Dr. Serge Raynaud de la Ferrière. Yug, Yoga, Yoghismo. Una Matesis de Psicología, pág. 189. Diana México México 1978.

7 Dr. David Ferriz Olivares. Los Paramitas I, pág. 14. Ed. Nueva Era Lima 1980.

Fuentes gráficas: reydekish, pinterest, wixflix_colparques.

* Edwin Rodríguez Paz es Arquitecto con formación en Epistemología, Simbología, Cosmobiología y Arqueometría. Presidente del Consejo Subalterno, Director Ejecutivo de la Casa de la Cultura y del Liceo de Síntesis de la Fundación Magna Fraternitas Universalis en Bogotá. Miembro del Comité Organizador de los Congresos Mundiales de la Fundación Escuelas Libres de Investigación Científica para Niños ELIC. Es discípulo del Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares y de los Maestros Venerables Sat Arhats María Nilda Cerf Arbulú y José Miguel Esborronda Andrade.

22 de junio 2018. Solsticio de Verano. Día del Sat Chellah y de la Magia.